miércoles, 23 de septiembre de 2009

La punta de este lápiz...

La punta de este lápiz
es azul de acero
dejando un resquicio
para la oscura mina,
que a cada palabra,
a cada letra escrita
se agota,
tan verdad como la vida
a cada beso.

6 comentarios:

Laura Gómez Recas dijo...

Me gusta. Cada letra es un paso más hacia la muerte del lápiz y un lastre menos en el alma del poeta que, irremediablemente, también camina hacia su propia muerte, construyéndose a sí mismo en el papel.

¡Lo siento! Me has hecho pensar demasiado...

Un beso para agotarme y... gracias por tus versos.
Laura

Leni dijo...

Es curiosa la percepción de la punta del lápiz como de acero.
Sin un final...
Tal vez solo cuando el poeta deje de escribir.

Muy hermoso.

Un abrazo

M. Angel dijo...

Francisco Javier, cada letra es un caminar hacia el final de ese lápiz, que escribe los sentires del poeta.

Saludos

Mónica Angelino dijo...

Qué bien que has usado la imagen del lápiz para retratar la vida y sus muertes.

Besoooooos!

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Gracias, amigos y amigas.

Mareas dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.