sábado, 12 de septiembre de 2009

Daltónismo


Como un animal herido que blasfema

su río de agua estancada metida en los paréntesis

perdida entre los dientes una media sonrisa tragicómica


contra el tiempo de las pálidas clavículas inertes

yergue macilenta su carámbano de ausencia


pudre entre las flores asfixiante su lascivia

se desliza sigilosa en la noche subcutánea


amodorra letanías en los álamos

donde acicalan sus huesos famélicas

las larvas del olvido


la muerte no sabe de colores.



Mónica Angelino

http://poesiafondoscuro.blogspot.com



7 comentarios:

Giovanni-Collazos dijo...

La muerte no sabe de colores ni de condición social...

Muy bueno el poema, me gustó.

Un abrazo.

Gio.

Fiamma dijo...

Muy fuertes tus letras, se graban a fuego en la piedra.

Besitos

Leni dijo...

El final es la herida
que supura del poéma.

Increible Mónica¡¡¡
Un cuadro sin colores..ufff.

Besossssss

KUBAN dijo...

Excelente descripción. Gracias por tus versos. Volveré.

KUBAN dijo...

Gracias, Luisa por venir a mi casa y seguirme. Yo por mi parte volveré a visitarte pronto. Un abrazo.

Mónica López Bordón dijo...

Hola Mónica,

el poema lleva un ritmo vertiginoso para llegar a un final tan certero como la vida misma.

besos
Mónica

Laura Gómez Recas dijo...

La aspereza hace visual al poema. Tanto, que recuerda a los lienzos del XVI o el XVII en los que sobre "fondo oscuro" (me salió sin querer) se retrata a la muerte.

De todas formas, yo sí se de colores: cuando veo el verde en Poetas de Hoy, me dan ganas de leer.

Un beso grande, Mónica.
Laura