martes, 7 de abril de 2009

A GEORGES HARRISON, IN MEMORIAM

.

La guitarra calló para siempre,

y los iluminados por el karma

quedamos huérfanos

de su cálida y tierna voz.

Otras auras la eclipsaron,

pero sus melodías eran magia,

luz tomada de Shiva,

estrellas que vagan por el cosmos.

Un sitar gime roto de silencio,

su música es plegaria

de paz, amoroso poema,

grito o susurro de esperanza.


Del libro La voz en la memoria de próxima aparición en Bubok

.

4 comentarios:

Leni dijo...

Un bello homenage a uno de los iconos de la música pop del siglo XX.
Siempre quedará el sonido electrizante de su guitarra.


Abrazo

El Infalible dijo...

muy buen post.. gran aporte..
saludos

Mónica Angelino dijo...

Bien, muy bien!!

Alejandra Menassa dijo...

Hola Ricardo: Hermoso homenaje, las alusiones místicas a las Upanishadas, no logro situarlas, pero conociendo tu certeza poética, eso no está ahí casualmente ¿qué quisiste decirnos con ello? ¿Eran las creencias de este icono?
Un saludo