sábado, 5 de noviembre de 2011

Proclamado en ti (Estacion Sagrada)



Ella es de las personas inmersas
en hacer cosas importantes:
imán en la nevera,
arena para el gato,
y al caer la tarde,
tras regar las macetas,
un mate en el sofá
  (quizá por la añoranza de lo que nunca vivió).



Al sur del alma estás tú.
En tu ausencia vierte ceniza
el color de los lirios;
como el mar,
tus ojos

¿Quien podría sentirse despojado de océanos?.

De ermitas de pasión a callada mirada;
arrojados los dos al silencio de las fuentes,
al apagado murmullo de las águilas,
sin dejar de amarnos, temblando en los glaciares,
rociándonos de lluvia tras las gemas,
velando cada instante,
recubriendo de velos la nostalgia.

Aún hoy no hemos desecho las maletas
ni tan siquiera comprobado el equipaje
¿Quién podría ocultarse entre las máscaras?
Tú eres tú, tal vez yo no sea yo
pero eres tú la que suena en mí
y yo camino en ti, hacia ti

Eres, eras, serás fulgor,
brillo en los espejos,
verde en los semáforos de mis dudas,
un grito cuando grito,
temblor tras las cortinas,
paz en los paisajes que fuimos,
que somos y conformamos;

y yo vengo a ti proclamado en ti
sintiendo, porque no pienso cuando siento,
un cielo que en ti expande su universo;
tú eres la firme certeza despojada de nubes
sin crepúsculos neutros,
sin infinitos cobardes que mueren y se van

Exiges, exigimos
un alba cualquiera despojada de agujas
donde posar los párpados desnudos.

Exiges, exigimos
el intacto amor de las orillas,
el origen del cómo eras, del como era yo
del cómo éramos, del como seremos;
del estallido que desvió tus huellas,
mis huellas, nuestras huellas;

Vengo hoy, con mi voz, a reclamar
la armonía cadenciosa de las olas,
el ileso amor de tus paisajes,
porque proclamado en ti
vierto al cielo los puntos cardinales de mi vida


Del libro de poemas Estación Sagrada (2009)
dedicado a PG, mi wife, que hoy cumple años y lo venimos celebrando
desde hace días
.



8 comentarios:

Laura Gómez Recas dijo...

Ante todo, felicidades para ella. Y, sí, el amor es así... sólido como una roca y delicado como la amapola.

Enhorabuena por el poema y por tener su amor, el de ella. El tuyo por ella está dado gritos en tu maravilloso poema.

Laura

Ana Villalobos Carballo dijo...

Realmente hermoso, Alonso, difícil quedarse con una estrofa, quizás porque el amor es todo eso y mucho más.
Te cotizas muy caro últimamente, ¿eh?, ya era hora de poder volver a disfrutar de tus letras.


Ana

Génzul dijo...

Simplemente divino!

Melodi, la neurona que piensa dijo...

Jelous!!!
He topado de casualidad con tu blog rebuscando por el mundo blogguero. Me parece muy interensante y no debes estancarte, hay que seguir avanzando y sorprender a los múltiples de seguidores que están atentos a nuestras actualizaciones!!!
Si me lo permites, ya que estoy aqui te puede interesar mi Web si te gusta leer buena literatura personal y optimista que te puede ayudar en los diferentes acontecimientos de tu vida (microrrelatos, reflexiones, poemas, relatos), también puedes debatir sobre diferentes temas y por supuesto hacer publicidad de tu blogspot en la pestaña "Aquí tu blog"; creo que todos los que nos hacemos un blog es para transmitir nuestras emociones y recibir opiniones que nos sean productivas.

http://insolitadimension.blogspot.com/

Bueno, únete si lo deseas y si no pues otra vez será.
No te arrepentirás.
Se admiten críticas productivas.

Alonso de Molina dijo...

Laura, gracias siempre por tu comprensión y paciencia.

un fuerte abrazo para ti

Alonso de Molina dijo...

Ana, me pongo colorao, la de tiempo sin saber de ti!!!, sin un email, nada, de nada, no merezco una amiga como tu, pero eres comprensiva y tu bondad te hace más grande.

Te mando un abrazo de los tuyos o mas grande si cabe

.

Alonso de Molina dijo...

Génzul

gacias por pasarte y dejar tu comentario


.

Alonso de Molina dijo...

Melodi,

gracias por el consejo, intento no estancarme, a veces me dejo caer rodando pendiente abajo para curtirme y medir mi resistencia al dolor, pero salir de la mediocridad solo esta al alcance de unos pocos elegidos, podría tal vez empujar tambien a mis vacas barranco abajo para no acomodarme e intentar crecer o morir en el intento.

GRacias compañera, te visito