miércoles, 20 de octubre de 2010

LA BREVEDAD DEL SILENCIO

Celebro la brevedad del silencio
sin volver la vista atrás.

Anónimo y oculto letargo
que me aprisiona
en el sobresalto de la noche.

Cruza el silencio la telaraña, tan mortal,
del día que se acaba,
camina por el verbo impredecible
de un jardín enamorado
de la guardiana palabra.

Esfinge que todo escucha del silencio:
Muerte escondida y abandonada,
voz sin huesos
piel de ojos cerrados,
alma partida de un territorio despoblado.

Habito las luces de la voz.

Busco tímidamente
las voces que todo lo puedan decir.

Imposible el vacío.

Celebro esta luz eterna,
bella flor, alcanzada para siempre,
en su propia batalla.



*Cuadro: “La Ghirlandata” de Dante Gabriel Rossetti

3 comentarios:

Jesus Gutierrez Pascual dijo...

"LO MIO ERA AMOR, Y PERDÍ LA CABEZA".

"SÓLO QUERÍA MI AMISTAD".

"Te necesito tanto cariño;
que antes prefiero morir,
si me tratas como un niño...
Contigo me quiero ir.

Sólo vivo del recuerdo;
en mi mente yo te veo,
¿estoy loco, o estoy cuerdo...
Enamorado yo creo.

Te soñaré la mitad;
como un cielo o un lucero,
¡¡no me hables de amistad...
Yo quiero tu amor sincero.

Casi siempre te lo grito;
y tu me ofreces lo "mismo",
no me enfado, no me irrito...
¡¡Quiero tus besos, tus mimos.

Aunque te diga mil veces:
lo mucho que yo te quiero,
tu siempre desapareces...
Y te conviertes en hielo.

Siento el día que te fuiste;
llorando que no te tengo,
no quisistes resistirte...
Y en eso yo me entretengo.

Aunque prefiera el olvido;
viviendo de los recuerdos,
por lo mucho discutido¡...
Lo lloro por tus encuentros.

Palabras como cuchillos;
con destino el corazón,
tu con calma mientras chillo...
Yo teniendo la razón.

¡¡Tu silencio lo maldigo;
tu sarcasmo y tus sonrisas,
mi odio no va contigo...
Es episodio de prisas.

Te necesito tanto mi amor;
que morir sin ti prefiero,
tu me dabas tu calor...
Besos amor de primero.

No creo en tu amistad;
no creo que seas sincera,
me has dejado la mitad...
De tu amistad verdadera.

Aunque prefiero vivir;
si tengo que analizar,
no quiero volver a sufrir...
Si me das sólo amistad.

Vives sólo en mi recuerdo;
en mi mente, holografia,
con tu figura y tu cuerpo...
Recuerdos desgracias mías.

Por eso nunca te olvido;
necesito tus recuerdos,
del romance que he vivido...
Por ser tonto y ser muy lerdo.

Como una flor en el rocío;
expandes todo tu aroma,
tu ya sabes, no me fío...
Como falsa es tu paloma.

Brindare con la mitad;
de mis sueños y mis dudas,
no te pongo en pedestal...
¡¡Porque tienes cara dura.

Son luceros en el cielo;
que brillan como mis sueños,
con una hembra de hielo...
Que no quiere ningún dueño.

Mi corazón encogido;
lanzando al cielo mis gritos,
este amor es muy prohibido...
Ya ni siquiera me irrito.

Mi vida queda vacía;
desde que ya no te tengo,
mis sueños se deshacían...
Por eso no me entretengo.

Con esos sueños tan negros;
pesadillas del infierno,
no duermo, ya no te tengo...
Desde aquel aciago Invierno.

Quiero tener en olvido;
tus caricias y tus besos,
las mañanas del domingo...
Montada sobre mi pecho.

Mis palabras y tu ternura;
me encendían mi pasión,
las caricias con fortuna...
Robaban mi corazón.

Por ti perdí la cabeza;
también perdí la razón,
las caricias con destreza...
Con besos, sin corazón.

Aún recuerdo esos besos;
igual recuerdo tu cuerpo,
carácter de mucho peso...
El picoteo de un cuervo.

Esa cara tan hermosa;
esos labios primorosos,
la figura tan preciosa...
Y unos pechos muy hermosos.

Con esos pechos tan fieros;
con esas manos tan lindas,
antes de soñar prefiero...
Tu pubis, que es otra guinda.

Olvidar esos recuerdos;
difícil y doloroso,
¡¡ya está bien de tanto enredo...
De episodios horrorosos.

Se ha acabado mi castigo;
te lo digo en voz muy alta,
¡¡ya no quiero estar contigo...
Porque de mi estás harta.

Buscaré a otra mujer;
que me comprenda y me quiera,
este asunto del querer...
Mejor en la primavera.

¡¡Adiós que te vaya bien;
ves ofreciendo amistad,
por mi muy requetebien...
¡¡Te has perdido la mitad.

Se comienza en la amistad;
y luego vendrá el cariño,
es peligrosa de atar...
Pues puede venir un niño.

El amor es sólo un traje;
que recubre las histerias,
es el único bagaje...
Que expande muchas miserias.

Tengan en cuenta señoras;
que los hombres hacen daño,
son como las lavadoras...
Se estropean cada año.

"Moraleja:

"Hay hombres que son muy bordes;
y mujeres muy brivonas,
ninguno guarda buen orden...
Unos guapos...otras monas".

"Guti".

Alonso de Molina dijo...

al entrar al blog, quizá por la imagen, lo primero que se me viene a la cabeza es que este poema posiblemente sea de Mónica López Bordón, y acerté; eso Mónica, es que tu estilo está bien definido, que se expresa por sí mismo,en poesía ni en ninguna otra manifestación artística, no es fácil conseguirlo, por eso aplaudo tu esfuerzo y buen acierto.

Fuerte abrazo compañera

.

Poetas argáricos dijo...

Magnífico poema. Elaborado y bien trabado. Enhorabuena