domingo, 29 de noviembre de 2009

Este es mi último poema‏ POR WALTER FAILA



Poemas a una Mujer: Este es mi último poema



[Poemas a una Mujer] Este es mi último poema‏
domingo, 29 de noviembre de 2009 01:50:49 a.m.


Caballeros, éste es mi último poema
Se ha trasmutado la palabra, y el silencio es un cascabel
que cruza cada tarde la cordillera rota de su letal suicidio.
De nada sirve agitar la osamenta
que contiene prisionera del ansia a mi alma de bardo
De poco alcanza flexibilizar la frontera del caos y la mueca del instinto.
¡Yo se que fui el verdugo! … es hora de bajar el hacha
y clavar las rodillas en la sombra de la musa vagabunda y errante.
Es el preciso momento de soportar el peso de cada contingencia,
y buscar en la brasa la ceniza del fénix
que se olvidó de nacer a la hora programada.
Damas y caballeros,
es ésta la dilación de su último suspiro,
el cofrade de su agonía póstuma.
Pero no quiero acabar sin el grito y la bandera,
no quiero dejar de odiar a los fabricantes de la muerte
ni olvidar a los chiquillos que surcan como puntas de agujas
las calles de papel donde se aja el mundo.
No deseo olvidarme del beso y de las manos
que contienen el epílogo
de mi sueño de hombre y mi vocación de amante.
No pretendo cerrar el inventario de la duda y de la queja,
sin contar entre éstos gritos
las parcelas recicladas de la paz y la conciencia.
Que lavada sea la memoria,
no para olvidar el dolor y la desdicha,
ni para vengar con rencor enajenado
sino para crecer con madurez y sabiduría.
Que el poder no sea fanatismo y desenfreno,
para que nuestros hijos y nietos no reciban de herencia
el deseo del destierro y el resentimiento eterno.
Damas y Caballeros, éste es mi ultimo poema
He destripado el verbo hasta quedar ahogado en su sangre
Se oxidaron de hastío mis ganas y mis letras
en una jaula de rocío y confidencia
Aturdido por mi propia voz en los estrados de la vida
Colapsado como una vieja acequia
por los derrames cloacales del destino,
el silencio me ha pedido la palabra
y como la libertad lo exige,
aun malhumorado y rebelde, se la he concedido.-
Hasta aquí he llegado
con mi pobre poesía, con éste loco deseo:
que se quite la estaca de la boca y de la mente
de los aborígenes y de los hambrientos,
de los viejos y de los inválidos,
de los niños y de los pobres,
que para ellos pretendo la noche y el canto,
la luz y la gloria, el pan y la tierra.

--
Publicado por Walter Faila para Poemas a una Mujer el 11/28/2009 10:50:00 PM

4 comentarios:

Perfecto dijo...

Buen poema. Esto promete.

Un cordial saludo.

Alonso de Molina dijo...

gracias
fanny por traer este hermoso lenguaje, este enorme poema que nos cala de los pies hasta las cejas, gracias Fanny, te mando un fuerte abrazo

.

FANNY JEM WONG dijo...

GRACIAS PERFECTO
SALUDOS
JEM WONG

FANNY JEM WONG dijo...

GRACIAS A TÍ ALONSO Y UN BESOTE POR NAVIDAD
JEM WONG