lunes, 2 de noviembre de 2009

Conforta ver la horma radiante de la cumbre






Los hilos mueven noches que iluminan sus lunas;
es tiempo derivado del trapecio, sus arcos
son férreos sosteniendo cuadrículas argentes,
la reluciente luz que suspiran los vientos
en virtud de un exceso que se deja transitar
conforme avanza la montaña, como una arcada
repleta de estaciones que en su mano respira
una eufórica lengua que mira al mar de cara.

Imagínate un pez sin la amnesia del mundo,
al que ya no le caben más lapsos ni distancia
ni cuerda con la que amarrar la historia.
Los recuerdos debieran espaciarse en su luz,
deberíamos poseer razón y ojos
para ver la ciudad sin la tacha del tiempo,
expiar sus plantas, su cerebro,
hacer del mundo un mapa más pequeño.

No se consigue despertar la sangre
adormecidos sobre agendas de piedra;
es imposible no escuchar la melodía del agua,
las campanas que marcan el ritmo de los círculos.

De no hallar los espejos que devuelvan el ánimo
las horas quemarán la fiebre detenida
y no cabrían los océanos
en los desnudos brazos de la distancia.

Hermanadas la flor y la conciliación,
en su hálito se encenderán los abecedarios.
La fuerza colectiva del hombre
dará sombra a la grieta verde que suspira el desierto.

Conforta ver la horma radiante de la cumbre
.

----------------------
Sendas de Luna Llena
.
imagen cedida por

http://www.enlabuhardilla.com/

8 comentarios:

Fernando dijo...

Como decía Gerardo Diego: "es la cumbre por fin, la última cumbre, y mis ojos en torno hacen la ronda..." y, como tú dices: "para hacer del mundo un mapa más pequeño". Ojalá lo consigamos.

Alonso de Molina dijo...

Muchas gracias Fernando por tu lectura y amable comentario

Te debo una visita compañero

.

adm

Laura Gómez Recas dijo...

"Imagínate un pez sin la amnesia del mundo,
al que ya no le caben más lapsos ni distancia
ni cuerda con la que amarrar la historia."

Qué profundidad sobre la cumbre, Alonso. Se devanan las lecturas, una sobre otra. No hay mucha gente que escriba así.

Un placer complejo, un placer.
Laura

amor y libertad dijo...

hay algo de triunfo en la punta de la montaña horadando el cielo, algo de llegar a dios, quiera dios o no

M. Angel dijo...

Sube a la montaña y estarás mas cerca del cielo. Yo digo: Ama a Dios y vivirás en su cielo.

Felicitarte por tan bella poesía.

Saludos sinceros

Alonso de Molina dijo...

Laura

un gustazo verte, saberte cerca

mi abrazo de siempre compañera, amiga

.

Alonso de Molina dijo...

"amor y libertad" no pude ver tu blog, que pena penita pena,

otra vez será

.

Alonso de Molina dijo...

gracias M.Angel por acompañarme en esta subida la montaña

.