viernes, 25 de septiembre de 2009

SIN VOZ

.


Estos tiempos de bullicio y ruido,

que el sonido estridente de las masas

atropella al eco de la calle,

quiero reivindicar silencio.

Nadie es ajeno al placer

de escuchar nuestras noches.

Es preciso la calma,

la ansiada caricia

de las voces sin voz,

sin voz, sin voz, sin voz...


Del libro inédito Rituales de identidad

.

2 comentarios:

M. Angel dijo...

ATROPELLA AL ECO DE LA CALLE.

Ricardo bonita poesía y justa reinvindicación.

Dejemos hable el silencio,
Para escuchar sus palabras.

Saludos

Fiamma dijo...

Muy bello tu escrito Ricardo, felicidades!

besitos