martes, 11 de agosto de 2009

Pidiendo sólo un deseo....




http://www.ensenada.net/clasificados/fotos/105960.jpg


A Katie sus padres le habían enseñado que pidiera un deseo cada vez que viera pasar una estrella fugaz... Y ahora no faltaba mucho para que pasaran un promedio de cien estrellas fugaces por hora de la noche del miércoles 12 al jueves 13 de agosto. ¿Sería posible hacer realidad cien deseos? Katie prefería dormir para olvidar...

Sus padres murieron en un accidente de aviación hacía un par de años. Y desde que los perdió dejó de pedir deseos. Y mientras ella se encontraba en cama tratando de conciliar el sueño, su tía Carolina (hermana de su madre) le comentaba a su esposo que esperarían despiertos a "Las Perseidas" para pedir un solo deseo... y el de volver ver el rostro de su querida sobrina (ahora como hija adoptada) iluminado por una bella sonrisa... como antes.


6 comentarios:

Angel Cabrera dijo...

:)

gracias por escribirlo

Harold Diaz dijo...

Muy bonito!

Saludos!

Fiamma dijo...

Precioso relato y es una hermosa tradición, pedir un deseo al ver una estrella fugaz

Besitos

Lila Manrique dijo...

Me encantó leer este cuento hermoso. Un abrazo para ti

Alonso de Molina dijo...

un fuerte abrazo Marisol, gracias por compartir estrellas e ilusión


.

Leni dijo...

Las estrellas suelen cumplir
los deseos.

Creer y soñar.

Un beso Marisol.