jueves, 16 de julio de 2009

UNA DECISIÓN APROPIADA


Una decisión apropiada:
doblegar los instintos sin mirar atrás,
renacer en los vértices de una vocal,
suministrar al alma versos de grandes hombres,
rectificar el adiós para que no dure eternamente,
amar del otro lo que de mí acuna,
censurar lo inexplicado, lo inconexo,
sacudir la piel por la ventana y vestirla de viento.

Volar con la firmeza del halcón, sin temer a las alturas,
ensalzar lo merecido, el trabajo, el deseo,
castigar la torpeza que denota soledad, aislamiento,
verter en el mar exquisitas fragancias que no contaminen,
disimilar los olores de la envidia,
administrar vacunas contra el egoísmo,
escribir, soñar, hablar y, después, algún día,
dejar que la muerte, sea una palabra más.

4 comentarios:

amor y libertad dijo...

y buscar la verdad

Laterzapers0na dijo...

Es una forma sublime de decir la verdad, también lo que muchos queremos hacer sin embargo se queda en las ganas, porque al ejercer esto nunca concluye. "dejar que la muerte sea una palabra mas"
yeah! saludos desde mi
efimera vida

Daro!!! dijo...

El hombre durante toda su vida, fundamentalmente aprende a tomar deciciones!!!

Alejandra Menassa dijo...

Muy bueno Magda. Buenos consejos los de la poesía.
Un beso