domingo, 26 de abril de 2009

En tanto habla el desierto, yo escribiré mis últimas excusas





“¿Qué voy a hacer ahora? ¿Qué voy a hacer?
Saldré a toda prisa como estoy, y andaré por la calle
con el pelo suelto, así. ¿Qué vamos a hacer mañana?
¿Qué vamos a hacer jamás?”
T. S. Eliot. La tierra baldía
(131-134)





Un universo frágil
se extiende en las paredes buscando su destino,
como si de menguar en la naturaleza
las ciudades se urdieran mártires y verdugos.

Solo la brevedad es tan cierta que duele.
Nada de lo que somos es sagrado en nosotros,
se consume en lo breve de la entrega y las horas.

Un día el viento llegará sin advertencias
destruyendo la savia sus íntimos caudales
e imprimirá su llanto, en tanto displicente
una vela prendida ungirá sal al mundo
y cambiarán los ojos que perciben la tierra.

De la tierra baldía nos hemos resignado
a sus desérticos eriales;
hemos construido un universo
de infructuosos principios que no admiten la entrega
ni soportan la gélida gula de la indigencia;
siendo lujuria y sed olvidamos a Dios,
sin querer otro dios, sin pretender ser dios,
sin respetar a Dios;
y no hay perdón ni agua que redima el olvido
e inunde la memoria de paz justicia y libertad.

El universo es prenda y fianza, rehén convicto,
rémora sin escritos que preserven al hombre
del hosco escupitajo del rencor;

más allá de los mares, la redondez del orbe
se nutre de la espuma que besa el infinito,
para aplacar al hombre y fabricar promesas
que puedan conciliar la fría búsqueda
de los inexplorados diamantes del destino
(disimulados en los frágiles, agrietados valores del hombre)
con las breves paredes del universo;

en tanto habla el desierto,
yo escribiré mis últimas excusas.


.

Historias de cualquier otoño

.

Adicto a Lyric Storm

.

8 comentarios:

Alejandra Menassa dijo...

Hola Alonso: la tierra baldía de Elliot es una joya, y estos versos diamantes inexplorados: "más allá de los mares, la redondez del orbe
se nutre de la espuma que besa el infinito,
para aplacar al hombre y fabricar promesas
que puedan conciliar la fría búsqueda
de los inexplorados diamantes del destino"
Te aplaudo Alonso

Alonso de Molina dijo...

muchas gracias Alejandra por tu buena apreciación, te lo agradezco mucho

un fuerte abrazo

.

MiLaGroS dijo...

Alonso un gran poema.
Un universo frágil busca su destino,la brevedad es tan cierta que duele,unavela prendida ungirá sal al mundo y cambiarán los ojos que perciben la tierra,
Hemos construido un universo que no admite la entrega,siendo lujuriay sed olvidamos a Dios....
Tremendo, tremendo. Pero real , real.
Felicidades. Milagros

Majo dijo...

Muy bueno!!! te estaré visitando!! besos!!
Majo

www.refugiodelkaos.blogspot.com

Claire Deloupy dijo...

De proa a popa
¡qué hermoso poema!
Me impresionó desde la ilustración -ese hombre des-cabezado que se empeña a andar- hasta los últimos versos.¡ Bravo, Alonso!
Un fuerte abrazo...

Mónica Angelino dijo...

Bueennísimo!!!

Un beso Alonso.

Marisol dijo...

Tu inspiración vestida en letras vale tanto o más que las escritas por T.S. Eliot.
Recibe no sólo un cordial saludo, sino mis más sinceras felicitaciones.

Leni dijo...

Precioso Alonso.
El caminar del hombre.
A veces sin camino.
Creándolo a cada paso.

Un beso