sábado, 28 de febrero de 2009

CARPE DIEM

.
A Ángel Guinda


Vive cada día con la fuerza
del primero de tu existencia;
abre tus ojos y admira el paisaje
con aquella misma ilusión
de la primera vez que lo contemplaste.
Ama con la intensidad de un niño,
con la magia de los tiernos años
y la sabiduría de la inexperiencia.
Este es el gran reto de la vida:
aprovecha cada momento,
cada instante,
como si fuera el último,
como si fuera el único
que te queda por vivir
y que tu dicha me acompañe.

Del libro Transparencias, Devenir, Madrid 2002
.

3 comentarios:

Alejandra Menassa dijo...

Siempre es la primera vez, siempre se es virgen ante la hoja en blanco, ante el cuerpo amado, ante el nuevo día.
Un beso Ricardo, una gran verdad.

Carla dijo...

que hermoso texto! Muy esperanzador

JUAN JES dijo...

Carpe, verbo imperativo...

"Nec nos impediet illa ignava ratio quae dicitur; appelatur enim quidam a philosophis ratio quae dicitur, cui si pareamus, nihil omnino agamus in vita". CICERÓN

(Que diría más o menos en español...y no nos estorbará aquello que se dice razonamiento perezoso; es, en efecto, llamado por los filósofos "razonamiento perezoso", cierto razonamiento que, si lo obedeciéramos, nada en absoluto haríamos en la vida.