jueves, 13 de noviembre de 2008

Crepúsculo

Óleo sobre lámina de oro
C. Serra Ramos
*
AL OCASO

La tarde está muriendo
y se desangra el día
en los rojos colores del ocaso.
El Sol
alumbrará la vida en otras latitudes
mientras la noche nos enluta.
*
Renacerá la luz al nuevo amanecer
para aquellos que tengan la fortuna
de asomarse al alba,
en tanto que la noche eterna
abrazará a los que no han de ver
otro crepúsculo.
*
Carlos Serra
_______._______

2 comentarios:

Miguel Iñiguez dijo...

El ocaso es hoja perenne, está presente y nos hace colocar distancias, como en ocasiones estrechar nuestro horizonte. El poema y su puesta en escena, como lo és ahora, a modo de advertencia.
Una magnifica forma de abordarlo.

Enhorabuena

Carlos Serra Ramos dijo...

Gracias, Miguel, has sido muy cortés dejando constancia de tu visita con un comentario que me halaga.

Mi saludo con afecto

Carlos Serra