martes, 28 de abril de 2015

EL POETA CONGÉNITO


He escrito unos versos
con el dolor
que me ha sobrado.
Con los quejidos
escribí un léxico sin brazos,
con mi pluma pensé
sanar las hipérboles,
coserme con puntos suspensivos
las ideas
por si se escapan
los acentos diacríticos
de mis venas.
Los suspiros
se quedaron en sinéresis
y mi corazón
en un punto y aparte.
Al fin comprendo
que un poema
es una locura transitoria
y otros,
una demencia permanente.
Me consuela saber
que recupero mis funciones
progresivamente.


José Manuel Acosta.

4 comentarios:

Julio dijo...


Impecable y hermoso dentro de la sobriedad. Un aplauso.Salud.

Fanny Sinrima dijo...

José Manuel, ¡qué bello recorrido por la ortografía emocional de los sentimientos! Todos los signos de puntuación son aquí recursos poéticos que dan originalidad a tu poema.
Mi felicitación.
Un saludo.

José Manuel Acosta dijo...

Muchas gracias Julio por adecentar mis humildes palabras. Un abrazo.

José Manuel Acosta dijo...

Agradecido por tu comentario estimada Fanny. Un abrazo.