sábado, 1 de septiembre de 2012

Se me escapa la vida



 
 
Un eco mudo se adueña de mi garganta
 y desvarían mis latidos con criterio
 aunque desde su pulpito se declare invencible.
 Me pregunto
 cuánta demanda  de amor necesita para su propia satisfacción
 Se me escapa la vida
 agarrado a un viejo pergamino
 donde se pierde mi primer poema
 por la lealtad de la muerte,
 intento ordenar cada adjetivo
 cada gesto que sale de mi alma
 cada ausencia que dejé escrita  en mis versos.
 -Desnúdate ojos en el verbo del tiempo
 y advierte en su tez arrugada
 la diversidad exigua de sus palabras
 porque mi hombro, será
 infinito teólogo de hijo
 para hacerlas perennes-
 Estoy ojeando mi vida
 y aunque me quedaré
 en la boca erguida del viento
 sobre una brizna de silencio,
 jamás podré sobornar la raíz
 por la que fui creado.
 Así se fueron cuarteando mis pensamientos
 intentando convencer al necio poeta
 cuando se empobrecía el hombre.
 Algún día,
 me llevaré al cielo todos los versos
 que se quedaron mudos en una lágrima
 

1 comentario:

Patricia Carvajal dijo...

Así se fueron cuarteando mis pensamientos
intentando convencer al necio poeta
cuando se empobrecía el hombre.

Me estremecí con tu impresionante y bello poema, pero estas palabras me dejaron muda.

Saludos.

Paty