domingo, 9 de octubre de 2011

Tomas Tranströmer. Selección de poemas del reciente Premio Nobel de Literatura 2011




El cielo a medio hacer

El desaliento interrumpe su curso.
La angustia interrumpe su curso.
El buitre interrumpe su vuelo.
La luz tenaz se derrama,
hasta los fantasmas se toman un trago.
Y nuestros cuadros se hacen visibles,
rojos animales de ateliés de la Edad del Hielo.
Todo comienza a dar vueltas.
Somos cientos los que andamos al sol.
Cada persona es una puerta entreabierta
que lleva a una habitación para todos.
La tierra infinita bajo nosotros.
El agua brilla entre los árboles.
La laguna es una ventana a la tierra.


Allegro


Toco Haydn después de un día negro
y siento un sencillo calor en las manos.
Las teclas quieren. Golpean suaves martillos.
El tono es verde, vivaz y calmo.
El tono dice que hay libertad
y que alguien no paga impuesto al César.
Meto las manos en mis bolsillos Haydn
y finjo ser alguien que ve tranquilamente el mundo.
Izo la bandera Haydn -significa.
"No nos rendimos. Pero queremos paz".
La música es una casa de cristal en la ladera donde vuelan las piedras, donde las piedras ruedan.
Y ruedan las piedras y la atraviesan
pero cada ventana queda intacta.


Preludium

Despertar es un salto en paracaídas del sueño.
Libre del agobiante torbellino, se hunde
el viajero hacia la zona verde de la mañana.
Las cosas se encienden. Él percibe -en la vibrante
postura de la alondra- las oscilantes lámparas subterráneas
del poderoso sistema de las raíces de los árboles. Pero a fl or
de tierra
-en abundancia tropical- está el verdor
con los brazos al aire, en escucha
del ritmo de una bomba invisible. Y él
se hunde hacia el verano, se descuelga por
el cráter cegador, hacia abajo
a través de grietas de edades verde-húmedas
palpitantes bajo la turbina del sol. Así es detenido
este viaje vertical por el instante y las alas se ensanchan
hasta ser la quietud del gavilán sobre aguas torrenciales.
Tonos desamparados
de las trompetas de la Edad de Bronce
cuelgan sobre el abismo.
En las primeras horas del día, la conciencia puede abarcar
el mundo
como la mano oprime una piedra entibiada por el sol.
El viajero está bajo el árbol. ¿Se extenderá,
después de la caída por el torbellino de la muerte,
una gran luz sobre su cabeza?


Las Piedras

Oigo caer las piedras que arrojamos,
transparentes como cristal a través de los años. En el valle
vuela la confusión de los actos
del instante, vociferantes, de copa
en copa de los árboles, se callan
en un aire más tenue que el presente, se deslizan
como golondrinas desde una cima
a otra de las montañas, hasta
alcanzar las mesetas ulteriores,
junto a las fronteras del ser. Allí caen
todas nuestras acciones
claras como el cristal
no hacia otro fondo
que el de nosotros mismos.


Apuntes de fuego

Durante los meses tristes, centelleó mi vida sólo cuando hice el amor contigo.
 Como la luciérnaga se enciende y se apaga, se enciende y se apaga- a medias puede uno seguir su camino
 en la noche oscura del olivar.
 Durante los meses tristes, estaba el alma desesperada y sin vida
 pero el cuerpo caminó directo hacia ti.
 El cielo de la noche rugió.
 Sigilosamente ordeñábamos cosmos y sobrevivimos.

*C-MAYOR

Cuando bajó a la calle tras la cita de amor
 Soplaba la nieve en el aire.
 El invierno había llegado
 Mientras hacían el amor.
 La noche brilló blanca.
 Él caminó rápido y alegre.
 Toda la ciudad inclinada.
 Transeúntes sonrientes-
 Todos reían tras los cuellos alzados.
 ¡¡Era libre!!
 Y todos los signos de interrogación cantaron la existencia de Dios
 Eso creía él.
 Una música estalló
 Y cruzó en la nieve arremolinada
 Con largos pasos.
 Todo en camino del tono C
 Un tembloroso compás dirigido a C.
 Una hora sobre las heridas.
 ¡Era fácil!
 Todos reían tras los cuellos alzados.

Tormenta

De pronto el caminante halla aquí el viejo
 roble gigante, como un alce convertido en piedra
 con su ancha copa ante fortaleza verde negra
 del mar de septiembre.

Tormenta del norte. Es el tiempo cuando las serbas
 Maduran. Despierto oye en la oscuridad
 Las constelaciones estampadas
 En lo más alto del roble

Los recuerdos me miran

Una mañana de junio es muy temprano
 Para despertar, pero tarde para dormir de nuevo.
 Debo ir a la hierba que está llena
 De recuerdos, que me siguen con la mirada.
 No se ven, se mezclan completamente
 Con el fondo, camaleones perfectos.
 Tan cerca que los escucho respirar
 A pesar que el canto de los pájaros es estridente.

Arcos romanos

En la grandiosa iglesia romana se aprietan los turistas
 En la penumbra.
 Cúpula abierta tras cúpula y sin panorámica.
 Algunas llamas de cirios titilan.
 Un ángel sin semblante me envolvió
 Y me susurró a través de todo el cuerpo:
 “No te avergüences de ser persona, ¡sé orgulloso!
 Dentro de ti se abre cúpula tras cúpula infinitamente
 Tú nunca estarás completo, y así es como debe ser.”
 Yo estaba ciego de lágrimas
 Y fui empujado a la soleada piazzan
 Junto a Mr y Mrs Jones, Herr Tanaka y
 Signora Sabatini
 Y dentro de todos ellos se abrió cúpula tras cúpula infinitamente

Madrigal

Heredé un bosque sombrío donde rara vez voy. Mas llegará un día en que los muertos y los vivos cambien de lugar. Entonces, el bosque se pondrá en movimiento. No estamos sin esperanzas. Los crímenes más difíciles continúan sin aclarar a pesar de los esfuerzos de muchos policías. Del mismo modo, hay en nuestra vida un gran amor sin aclarar. Heredé un bosque sombrío pero hoy yo camino en otro bosque, el luminoso. ¡Todas las criaturas que cantan, serpentean, mueven la cola y se arrastran! Es primavera y el aire es muy fuerte. Tengo un diploma de la universidad del olvido y estoy tan vacío como la camisa que se seca en el cordel.

Nocturno

Por un pueblo conduzco de noche, las casas aparecen
 En el resplandor de mis luces – ellos están despiertos, desean beber.
 Casas, galpones, letreros, vehículos abandonados –es ahora
 Se visten ellos mismos en vida. La gente duerme:

Algunos pueden dormir en paz, otros con semblantes tensos
 Como si estuviesen estrenando para la eternidad
 No osan soltarse completos a pesar que su sueños son pesados.
 Descansan como barreras caídas cuando cruza el misterio.

Afuera del pueblo el camino se alarga entre los árboles del bosque
 Y los árboles los árboles en silencio entre ellos
 Tienen el color teatral que tiene el brillo del fuego
 ¡Qué claras son sus hojas! Me persiguen hasta mi hogar.

Me acuesto a dormir, veo imágenes desconocidas
 Y signos suben solos detrás de las pupilas
 En la oscuridad de la muralla. En la rendija entre en vela y el sueño
 una gran carta intenta colarse en vano.


De marzo del 79

Cansado de todos los que llegan con palabras, palabras, pero no lenguaje
parto hacia la isla cubierta de nieve.
Lo salvaje no tiene palabras.
¡Las páginas no escritas se ensanchan en todas direcciones!
Me encuentro con huellas de pezuñas de corzo en la nieve.
Lenguaje, pero no palabras.



Los cuatro temperamentos

Registrando, el ojo transforma los rayos solares en bastones policiales.
Y de noche: la bulla de una fiesta en el piso de abajo
sube como flores irreales a través del suelo.
Salgo a la llanura. Oscuridad. El vagón parece no moverse.
Un anti-pájaro graznaba a la ausencia de estrellas.
Arriba el sol albino, lanzando oscuras marejadas.


Un hombre como un árbol erguido con hojas crujientes
y un rayo en guardia vio al sol con hedor de bestia
que buscaba entre alas crepitantes sobre la isla de acantilados
del mundo, avanzando tras banderas de espuma por la noche
y el día, con blancos pájaros lacustres y ruidosos
en cubierta, y todos con pasaje hacia el Caos.


Basta con cerrar los ojos para oír claramente
el pequeño domingo de las gaviotas sobre la comarca interminable del mar.

Una guitarra comienza a abotonar el arbusto y la nube avanza
lentamente, como el trineo verde de la primavera tardía
-con la luz amarrada que relincha—
llega resbalando sobre el hielo.


Desperté con los tacones de la amiga golpeteando en el sueño
y, afuera, dos montones de nieve, como olvidados guantes del invierno,
mientras octavillas del sol se desplomaban sobre la ciudad.
El camino nunca tiene fin. El horizonte se apura hacia adelante.
Los pájaros sacuden el árbol. El polvo se marea en torno a las ruedas.
¡Todas las rodantes ruedas que contradicen la muerte!



 Solsticio de invierno

Mi ropa irradia
un resplandor azul.
Solsticio de invierno.
Tintineantes panderetas de hielo.
Cierro los ojos.
Hay un mundo sordo,
hay una grieta
por la que los muertos
traspasan la frontera.


Tomas Tranströmer
Premio Nobel de Literatura 2011
Nacido en Estocolmo el 15 de abril de 1931, psicólogo de profesión, es también conocido por su labor como traductor.- La Academia sueca le premia "porque, a través de sus imágenes condensadas y translúcidas, nos da un acceso fresco a la realidad".
Tomas Tranströmer, quien sufrió una hemiplejia en 1990 y desde entonces perdió prácticamente por completo la capacidad del habla, alternó su labor literaria con la psicología y la traducción, siendo uno de los más importantes referentes literarios en su país, su obra ha sido traducida a más de 50 idiomas.

.
* se refiere a la nota musical Do-Mayor que en tablaturas musicales se identifica con la letra "C"
.
más sobre  Tomas Tranströmer 

2 comentarios:

Mery Larrinua dijo...

Esta entrada es un tesoro!!!!
gracias y un abrazo

stella dijo...

Una joya....largo tiempo he pasado empapandome de tanta belleza, pero volveré si me lo permites
Un abrazo
Stella