martes, 16 de noviembre de 2010

El exacto pezón de la montaña





En las primeras horas de la tarde del día 8 de marzo de 1960, en las paratas de Chorreras Negras (2.408m.) en la base del Picón de Jérez (3.090m.) cayó un avión perteneciente a las fuerzas navales norteamericano que procedente de Nápoles se dirigía a Rota (Cádiz). Gracias a la gran acumulación de nieve que se produce en este lugar de Sierra Nevada, pero sobre todo gracias a la resuelta intervención de los habitantes de Jérez del Marquesado ((1.237m.) y vecinos de alrededores, pudieron rescatar con vida a la totalidad de los 24 ocupantes del avión siniestrado
.
No voy a escribir prebendas
en la delgada lámina
donde la audacia expone su verdad.

Podría silenciar la muerte de las ninfas
o la de los ahogados bosques
que graban en sus ramas los rostros del gentío,
pero entre el pecho y la virtud
ninguna noche silenció los labios
para los que quisieron caminar
sobre el extremo solidario del helero.

Asumiendo el ventisco como meta
tan sólo fueron un paraje anónimo,
pero un paraje henchido de valores
escritos en el mapa que hoy nos muestra
el néctar generoso del auxilio,
el exacto pezón de la montaña.

Con admiración y respeto, sirvan estas letras como humilde homenaje a todas esas personas que participaron en el rescate poniendo en riesgo su propia vida.


.
©Alonso de Molina


.

1 comentario:

Mery Larrinua dijo...

Oh! hermoso poema! que lindo recordar asi un evento tan significativo!
un abrazo