domingo, 7 de febrero de 2010

Agua... humedal... cascada...


Como en la fuente de Ingres,
la humedad de mi cuerpo me transforma
y se hace caída, declive, descenso
para perderse en la tierra de la que mano.

Duelo entre carne y espíritu,
porque duelo entre el apremio y la duda,
en un intento por sintonizar
la onda que altera mi superficie,
síntoma inequívoco de que algo
se sumerge bajo mi alberca.

Soy yo quien se derrama
en la vertiginosa lentitud de los versos
o en el sigilo pertinaz del susurro.

Agua... humedal... cascada...


"La source" (1856)
Jean Auguste Dominique Ingres
Laura Gómez Recas
www.lauragomezrecas.blogspot.com

10 comentarios:

Ana Villalobos Carballo dijo...

Un poema, Laura, tremendamente sugerente. Me ha gustado mucho leerte.
Estaba ahora mismo intentando terminar un poema en el que "vivo derramada rendida a dos vertientes", así que parece que a las dos nos ha dado por derramarnos, jajaj.
Siempre es un placer leerte, y como últimamente entro poco en internet, cuando lo hago lo disfruto mucho más

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Fernando. dijo...

Donde está el agua, está la vida. Si además derramas y te derramas en la vertiginosa lentitud de tus versos, es que está llena de vida, Laura. Sí, es necesario contemplar la vida con esa lentitud, para apreciar lo maravillosa que puede ser, pero no debe haber duelo entre carne y espíritu, sino unidad de esencia. Así seremos para siempre. Ab imo pectore.

Noray dijo...

Eres agua y tierra
donde florece para siempre
carne y espíritu...
la vida...


la mejor poesía.



¡Cómo disfruto leyéndote y aprendiendo de ti!



Un beso

Alonso de Molina dijo...

celebro tus letras Laura, la generosidad de esa cascada que riega la tierra

te mando un fuerte abrazo,

.

Laura Gómez Recas dijo...

Hola, Ana.
Ya te dije varias veces que entre tú y yo hay algún tipo de conexión extraña... Sintonizar es raro y suele ser fecundo. Ojalá te conozca pronto.
Un beso.
Laura

Laura Gómez Recas dijo...

Fernando, tú siempre tan certero y generoso conmigo. Te agradezco todo lo que dices. Ver la vida derramada... eso no se me había ocurrido.
El conflicto... ya sabes... pero estoy de acuerdo contigo, también en esto.

Un abrazo grande,
Laura

Laura Gómez Recas dijo...

¡Noray! Que ya sabes que no soy aquella que creías enjuta... Gracias por ese halago en verso tan especial. Me has roborizado.

Un beso
Laura

Laura Gómez Recas dijo...

Alonso. Feliz de tu lectura. Feliz.

Un besazo.
Laura

Mónica Angelino dijo...

Hola Laura!! pura sugerencia, que vos y ana se "derramen" es lo mejor que le puede pasar a la poesía!!!

Besos a las dossssssssss

Jorge Torres Daudet dijo...

Pasas sigilosa pero se te advierte.
La duda, el duelo entre la carne y el espíritu es un viejo sedimento que nos frena, o nos ha frenado.
Me ha encantado.
Un beso.