domingo, 6 de diciembre de 2009

Aquí en esta silla



Aquí en esta silla,

en esta mesa, en esta casa

que se van desvencijando como la vida

escribo los poemas

que me aferran a la muerte que me salva.

No hay nadie

al menos yo que sé mi nombre y cómo me llaman

Aquí beso las memorias putrefactas

aquí el silencio sinfónico me dicta.

Crujen los muebles, la mesa, la silla, la ventana

alarido de la madera

que sólo en sueño crepita.

Escribo el poema

como una gota en la gruta

escribe estalactita.

Surges de mi voz

y mi pulso silencio su aliento agita.

Voy por un vaso con agua

y con el agua me trago el humo;

así son las cosas,

he querido quedarme quieto

pero la sed me mueve siempre.

Así son las cosas,

voy de un lado a otro

y parece que nunca me he movido.

Un trago de agua o café

una gota de espíritu

en la gruta de mi voz

así me encuentro siempre

escribiendo un poema

para tragarme la vida que me mata.


Jorge Contreras Herrera

4 comentarios:

paolav dijo...

NO,NO, NO ningún sentimiento así merece capturar tu vida en ese espacio...yo lo sé y te digo ¡se puede!

Un abrazo

MiLaGroS dijo...

Me ha encantado. Tragarme la vida que me mata. un abrazo

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

No sé quién ers y por qué decides publicar a aquellos poetas que desconocemos (de hoy), pero este Jorge tiene un poema hermoso

Un saludo

Jorge dijo...

Gracias Paolav, Milagros y Francisco.
ya tiene un par de años que coicidimos en una antología de poesía Alonso de Molina y yo, una en homenaje a W.H. Auden, despues me invitó a la de un mundo y aparte, donde también participo, casi enseguida me integré a este blog, en donde desde hace cerca de los dos años, publico poemas, de vez en cuando.
gracias Francisco por la flor al poema.
un honor.