sábado, 17 de octubre de 2009

De la flor se renombra el cauce vivo


De la flor se sacude en un instante,
un pájaro abierto en el estío,
una ráfaga de alas,un suspiro,
la cartografía solemne del que parte.

Son audaces los demonios que se evitan
tan solo con abrirse la corola.
Emigrar con el polen a otro canto,
contenerte en la palabra que te nombra.

Existe una postal jamas leída
en la estafeta de un camino inexistente.

De la flor se expele la duda solitaria,
una nocturnidad jamás sabida.
Son relojes los pistilos que se funden en el tiempo
sin un tiempo de partida,
erecciones perfectas de tormenta,
de rayos que traspasan los torrentes,
de sol que cauteriza las ausencias.

De la flor se renombra el cauce vivo
de una mañana que antes fue noche,
surge cualquier estación,
cualquier vacío,cualquier eterno fulgor,

...y una espina que se clava en la columna.

Leni

4 comentarios:

Mery Larrinua dijo...

dicen que el dolor que causa una espina al tomar la flor en ofrenda de amor...es un dulce dolor
un abrazo

M. Angel dijo...

DE LA FLOR SACUDIDA EN UN INSTANTE
Aflora la dulzura de su aroma
Que al instante nos embriaga y, nos toma
Cual si fueran los besos del amante.

Leni, sois un sol en día de nubes negras.

Abrazo

Alonso de Molina dijo...

"Emigrar con el polen a otro canto,
contenerte en la palabra que te nombra"

demasiado Leni, estás sobrada, te sales amiga mía


un beso grande

.

Laura Gómez Recas dijo...

¡Leni! ¡Qué poema!

Del título al último verso. Magnífico.
A veces, pierde el ritmo. Quizás te pida él solo un poco de concreción en el lugar donde caen los acentos. (Solo es una idea...:)

Besos.
Laura