martes, 25 de agosto de 2009

LA ESPERA

.Esperas
en el andén de la inconsciencia
de una estación sin nombre,
a que vuelva aquel tren
que un día de agosto perdiste.
No sabes con certeza
si llegará algún día
y si regresa, tampoco sabes
a dónde te ha de llevar.
Tal vez sea mejor irse,
partir lejos en busca del mar,
que esta reposada inercia
de una existencia hueca y letal.
Alguien silba a lo lejos
aquella canción de entonces,
un farol se enciende en la tarde
y lentamente la noche
se apodera del paisaje
y de tu pensamiento.
Mientras paseas tu melancolía
por la misma estación de siempre,
escuchas un pálpito de estrellas,
recorres un andén infinito,
oyes silbar a lo lejos
y esperas.
.

8 comentarios:

Angus dijo...

Hermoso poema.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Sí, hermoso y oportuno tras esa Última estación de ayer.

Un abrazo

Harold Diaz dijo...

Hermoso poema, se siente la soledad, cíclica, casi eterna.

Saludos!

MiLaGroS dijo...

Uy Ricardo cuantos verbos al final de los versos y cuanta rima. Ja, ja, ja, Es una broma. Ya sabes que yo de trecnica no tengo ni idea y que me parece siempre precioso cómo escribes. un abrazo

Fernando dijo...

Me ha impresionado el poema.Habla de posibilidades, retornos, esperas.Precioso y profundo.

Fiamma dijo...

Porque sentarse en el andén, y si el tren no pasa, porque no buscar otro que tal vez sea el que te lleve a donde más deseas? posibilidades....

Besitos!

M. Angel dijo...

Ricardo, bella poesía llena de nostalgia y recuerdos. Lleno de melancolía espera sin saber a donde ir

Saludos.

Alejandra Menassa dijo...

Hola Ricardo. Muchos trenes hemos perdido. Y quizás muchos más por esperar el que nunca llegaría. La espera, mejor si es activa, que nos alcance escribiéndola. Y la que acaba con la espera, la muerte, que espere lo máximo posible.
Hermoso poema.
Saludos