martes, 16 de junio de 2009

Sueño

"Viva el pelo" (1928)
Julio Romero de Torres

Como una brisa marina y lenta
la sombra de tus dedos
se introdujo en mi pelo de madrugada.

Hoy he soñado con tus manos
paseantes entre la niebla de mis piernas.

El vigor de tu presencia tras mi nuca
detonó en mis cristaleras.

Hoy he soñado que naufragaba la memoria
en las aguas estuantes de tus brazos.

Entre los ojos y los párpados,
quedó atrapado el instante de tu entrega.

De "El alma deshilachada", Laura G. Recas

11 comentarios:

Mónica Angelino dijo...

cómo te quierrrooooooooo!!

magnífica!!!

Alonso de Molina dijo...

nada más y nada menos que el instante, el instante de la apasionada entrega; sensual Laura, me gusta.


un beso para ti

.

Laura Gómez Recas dijo...

Has dibujado una gran sonrisa en mi boca, Mónica.

Gracias, gracias, gracias.
Laura

Laura Gómez Recas dijo...

Alonso, el adjetivo "sensual" se ad-hiere habitualmente a mi poesía... esta vez, a mi nombre. También me ha gustado ;)

Beso instan-tan-eo.
Laura

Leni dijo...

Me encanta como has dibujado el sueño.
la sombra de los dedos,la niebla de las piernas...y los dos versos finales.Donde se concentra ese sueño apasionado.

Hermosos versos.
Un beso real

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Laura, ¡qué poco espacio necesitó "el instante de tu entrega", pero qué bello espacio, amiga.
Un abrazo

MiLaGroS dijo...

Que bello. Pedazo de poeta. Felicidades. Un abrazo. milagros

Laura Gómez Recas dijo...

Leni, gracias por tu lectura. Tienes el don de ver lo crucial de lo poético.

Recibo ese beso real, me ha sonado muy bien.

Laura

Laura Gómez Recas dijo...

Ángeles, qué bien verte por aquí...
Te pareció bello... suficiente para mí.

Besos.
Laura

Laura Gómez Recas dijo...

Milagros, gracias por el tiempo que empleas entre mis versos. Siempre te encuentro y, de verdad, que me alegro.

Un abrazo grande.
Laura

Carlos Serra Ramos dijo...

Querida Laura:

No puedo decir más de lo que ya han manifestado los poetas que me preceden. El poema "dice bien" lo que dice, o sea, el desarrollo del texto, la expresión del relato, cuyo centro es un amor solo presente en el sueño de lo que se desprende el sinsabor de la añoranza.

El cierre contiene el mayor valor poético de todo el poema, que para mi gusto es lo mejor, como debe ser.

Mi beso, cari...

Carlos