domingo, 7 de junio de 2009

Nada nos pertenece


No escuece la sal en las manos ni lavándolas
con el alcohol de los silencios.Estiro los ojos ante tu invisible
presencia y una paloma ciega se escapa por los barrotes
de un pecho sin pálpito.

Nadie escucha.

Aún desplegando la garganta y las palabras y la voz
en el lento caracol que mora en el oído.

Nadie escucha.

Somos gotas que nadan en el océano hacia abajo,
en un fondo virgen,a un negro escarabajo,
a un bosque que une continentes.
Donde el hombre es hombre para el hombre,
es resina y árbol y sal que exuda por las manos que no escuece
ni en la pálida llaga de un verbo cercenado.
Cabalgamos sobre delfines alados.Sobrevolando mágicos mundos
en los que ni siquiera reparamos.Nos dejamos cegar por osas
polares,por carros de fuego y olvidamos las estrellas que se dirimen en los ojos,
Andrómeda que gravita en la mirada que amamos.

Somos caricias del viento.
Pastores sin rebaño.
Hojas sin aliento.
Escaleras sin peldaño.
Espejos.
Espirales.
Reflejos.
Fractales.
Somos un arcoiris bajo el mar, un volcán de sangre
que hierve en otras sangres.
Nada nos pertenece.Hasta nuestro corazón puede pertenecer a otro.
Y salvarlo.
Somos vacíos
...y sin embargo...

Lo hermoso de un hueco es encontrar con que llenarlo.
Leni

6 comentarios:

DIAVOLO dijo...

"Somos caricias del viento.
Pastores sin rebaño.
Hojas sin aliento.
Escaleras sin peldaño."

¿Sabes, Leni? Es verdad, es hermoso encontrar con qué llenar un hueco, cómo ocupar un vacío... y tú, con tus poemas, llenas muchos vacíos, haces vibrar, haces sentir...

Besos.

Cristal De Uma Mulher dijo...

Que magnifico tus palabras mi amiga sea feliz querida..


Sea mi seguidora en mis enlaces...besos querida

FANNY JEM WONG dijo...

INTENSO, DISFRUTE DE TUS LETRAS
BESOS
JEM WONG

Mónica Angelino dijo...

Me gustó mucho eso:
Somos caricias del viento...

Besos Lenni!

Alejandra Menassa dijo...

Muy bello Leni: a veces, lo hermoso de un hueco, es que a su alrededor se genera el Universo, y más vale por eso no llenarlo nunca. Este poema mismo tiene un vacío sobre el que se crece.
Un saludo,

Alonso de Molina dijo...

la imagen de cabalgar sobre delfines me sugiere libertad, despojados de todo como esas caricias del viento; tal vez don Antonio Machado se hubiera sentido iguálmente "ligero de equipaje"

te mando un fuerte abrazo Leni

.