martes, 23 de junio de 2009

LA ROSA DE TUL CIAN QUE ME HABLA EN LOS ATARDECERES TRISTES

Es una flor de mentira y frágil
como falsos fueron tus labios de rosa
que se atrevieron a besar los míos
un día de lluvioso invierno en diciembre...ya olvidado.
Pero ella cuenta verdades
y fue la que me advirtió...de ti.
Ahora la lluvia está dentro de mí como un mal bicho
cual temporal abate mi carne y mis huesos y me enferma.
Yo soy ese día postrada en una cama
que no me deja descansar, ni soñar, ni tener esperanzas.
Yo soy ese invierno que desea matar esa flor,
y comerme los recuerdos...
Yo soy esa pobre mujer de la que te burlaste
y a la que luego sonreías como si no pasara nada.
Pero algo me ha pasado... algo que es sin dudas importante para ambos,
algo que tú como hombre no comprenderás jamás, y es que:
no quiero volver a tener más el infierno rojo que quema
de aquel día de frío invierno en mi corazón de plata,
y deseo ser una muñeca de tul cian que es la mezcla de verde y azul,
para no volver a sentir y así...
poder ver la mentira en lo que me rodea
como mi amiga la flor de mil colores.

3 comentarios:

amor y libertad dijo...

es legítimo y justo no desear sufrir

Alonso de Molina dijo...

Bienvenida estimada amiga, es un placer compartir espacio


.

Leni dijo...

Cuando has sufrido ,lo que menos quieres es caer de nuevo en ese dolor.
Me ha encantado .
Es casi como un cuento.

Un abrazo y bienvenida.