martes, 31 de marzo de 2009

El Faro




Desgastado el rompeolas conspira con la luna,
me averigua con la arena afiliada a los pies,
mientras, observo la toma de labios de los amantes.
Se acaba la tarde, y allí siguen, disparándose amor a discreción,
no les queda huecos y se hermanan al mar,
lo confieso, me corroe más que el salitre.
Ella, siempre deja un foulard a mis pies, en esta ocasión malva,
yo, lo huelo casi obsceno y acuno mis propios temblores
desenredo sus hebras con mi haz de luz
y me quedo solo con su olor.
Siempre la espero.

9 comentarios:

Alejandra Menassa dijo...

El poeta hace vivir y da voz hasta a los objetos inanimados, como tu faro, que tiene corazón y cela del amante.
Me gustó, tu poesía siempre tiene un toque de magia, bello, Sara, muy bello.
Un beso

Mónica Angelino dijo...

Muy bueno Sara, se puede tocar el celo de ese faro!!

Me gusta ese recurso a lo Girondo!

Un beso

Mónica Angelino dijo...

Muy bueno Sara, se puede tocar el celo de ese faro!!

Me gusta ese recurso a lo Girondo!

Un beso

Jaime L. Taveras D. dijo...

Simplemente hermoso y al parecer no menos de lo que te lo inspiró.

Saludos.

Bibiana Poveda dijo...

Sara querida, recuerdo este poema. Releerlo es volver a iluminar con tus versos mi alma.
Este faro, que oculta y dice...
Esta Sara, que escribe tan bellamente.
Abrazo, mi linda amiga!

Sara dijo...

Gracias Alejandra, escribo muchos poemas en, desde y para el Faro, me inspira, su quietud, su silencio, su luz, su soledad. Un beso.

Gracias Mónica, sí el celo y el cielo se puede tocar desde ese Faro, un beso.

Jaime, gracias, me encanta que te agrade y sí lo que lo inspiró fue hermoso, como casi todo lo que me inspira, un abrazo.

Bibi, el Faro y yo tenemos algo, no sé bien qué es, pero que hay algo fijo... gracias por venir y besitos llenos de cariño

antonietta valentina bustamante dijo...

Sara, me encantó este poema, esa complicidad entre tú y el faro. A mí un faro me causa esa misma impresión que a ti, de hecho tengo poemas donde el faro es mi amor...y lo llamo faro d emiel, que con su luz me conduce hasta su orilla y rompo como ola a sus pies.

Un abrazo inmenso

Sara dijo...

Què bueno Antonietta que vengas a empatizar con mi Faro , es una extraña relación sí, y lo mejor es lo calladito que está siempre, o lo peor, según se mire, ahh qué locura..

beitos y gracias

Leni dijo...

Mágico Sara..
Como un cuento.
La dulzura se pierde en el mar,
y en el amante silencioso con luz de faro.
Bellísimo¡¡
beso