lunes, 9 de marzo de 2009

Castigo






Castigo fue perder en el camino,
aquello que tenia y tanto amaba.
Castigo fue perder lo que vivía.
Pues vivía todo aquello que soñaba.

Castigo fue dejar en la cuneta
la muñeca con la que jugaba.
Aquél lazo blanco...suave y fino,
con el que mi coleta sujetaba.

Aquella felicidad inusitada
y el destello de una estrella me invadía.
El sentir que era querida y era amada.
Castigada fui por pensar que lo tenía.

Renunciar a aquello que anhelé ...
fue mi castigo.Renunciar a lo que un día quise ser .
Renunciar a ser yo fue mi enemigo.
Castigo fue crecer y no crecer.

Y quedarme a mitad de ese sendero.
Sin avanzar...sin seguir fue mi destino.
Porque yo crecía y me hice mujer.

Corría como el viento...como el aire.
Buscando aquello con lo que soñé.
¿Será que buscaba mi muñeca?
¿Será que buscaba mi juguete?.
¿Será que buscaba mi niñez?.

Lloraba mirando al mundo desde arriba.
Abrí la puerta y allí me quedé.
De mis ojos la lluvia se esparcía.
En un mar donde me ahogaba sin querer.

Un día me desperté.
Seguía estando empapada.
Mis lágrimas eran dulces.
Mis esperanzas...saladas.
(Fue entonces cuando sentí.
Aquella piedra en el pecho.
Al notar como caían...
Hermosas flores del techo)

Leni

4 comentarios:

Alejandra Menassa dijo...

Hay "castigos necesarios" que al final no son tales sino pasos, como despedirse de la niñez.
Un beso Leni, muy impactantemente dicha esa nostalgia de la tierna infancia

Alonso de Molina dijo...

Leni

estos versos me han encantado:

"Castigo fue perder lo que vivía.
Pues viví todo aquello que soñaba"

un beso y seguimos

Mónica Angelino dijo...

No hay forma de evitar crecer, si así fuera, cuantas cosas se perderían, sin embargo, qué hermoso es decir "nostalgía" de este modo tuyo.

abrazo

Antoñi dijo...

La niña que se queda atrapada, la niña cuyo mundo asaltado robado se encierra en el corazón de mujer, asustada, porque no sabe que creció, ella sigue buscando aquello que creé que le arrebataron como castigo. Un castigo que la niña escondida en el alma de la mujer, no sabe que no fue tal. Debe liberarse y jugar con las nubes de la eternidad, para así liberar a la mujer… Besos, Antoñi