domingo, 15 de marzo de 2009

ALLEGRO MA NON TROPPO


Ha muerto el verano
y de él sólo nos queda el recuerdo
imborrable de unas horas.
El suave susurro de las hojas
suena a música de Mozart o Vivaldi,
y una orquesta de árboles
lanza al aire su melancólica queja,
en espera
de que tras el lánguido vals del invierno
estalle frenética
la alegre sinfonía de las rosas.

Del libro Transparencias, Devenir, Madrid 2002

4 comentarios:

Mónica Angelino dijo...

Como el suave deslizar de hoja seca, así transcurre el poema.

Mónica

Mónica Angelino dijo...

Como el suave deslizar de hoja seca, así transcurre el poema.

Mónica

Laura Gómez Recas dijo...

Precioso y suave... Coincido con Mónica.

Laura

Marisol dijo...

Por acá llega lenta pero segura la Primavera. Hermosas tus letras.
Recibe un cordial saludo desde Berlín.