lunes, 23 de febrero de 2009

Ofelia suplicante




"Ofelia" (1852)
Jhon Everett Millais


¿Recuerdas a Ofelia en su lecho acuático,
en Tánatos perdida, vulnerable y pálida?
¿Recuerdas su imagen, nevada de flores,
inmersa en la humedad de su sarcófago?
¿Recuerdas su alma, de óleo guarnecida,
ante nuestros ojos inquietantemente enamorados?

Frente a su muerte enmarcada en oro,
etérea linde de lo efímero,
supe que amar era sólo amarte
sin percibir que contemplaba, estática,
la imagen de mi futuro incierto:
la quietud del aire sobre su rostro,
la ingravidez bajo el agua de su cuerpo,
una volátil amapola…
su boca entreabierta,
incitando a un quimérico beso,
el rigor de sus manos suplicantes,
resignadas a una voluntad ajena y cobarde,
su soledad y su mirada interrogante…
Abandonada en el rincón perfecto para la muerte,
teñido de la sombra tenue del bosque umbrío,
con la luz exacta que exhala el declive de la tarde
e implorando, emergente, la razón de su destino.

Laura Gómez Recas


11 comentarios:

AMADEUS dijo...

Hermoso cuadro el que nos pintas, Laura. La muerte no es más que un dulce sueño. Como digo en los últimos versos de mi última diferencia de mi libro L DIFERENCIAS SOBRE "CUANDO SIERRO LOS OJOS..."

"...
Y una vez en la nada,
en la nada callada,
ya no he de soñar nada."

Un abrazo,

AMADEUS

galicia maravillas dijo...

bonito sí, pero triste... lo es un rato largo! aún así, el cuadro me gusta :)

Laura Gómez Recas dijo...

Amadeus, pinto el cuadro y la premonición que, frente a él, no percibí. La muerte es lo de menos. Sí, un dulce sueño al que Ofelia dulcemente se entrega,la pregunta es por qué se decanta por el sueño y no por la vigilia.
Son muy bellos esos tres versos tuyos. Gracias.
Laura

Laura Gómez Recas dijo...

Galicia (Bego), gracias por tu comentario. ¡Claro que es triste! Pero lo más triste es el porqué. El cuadro es una maravilla. Millais es ubicado en el grupo de los prerafaelistas. Pintar la naturaleza con grandes dosis de realismo, les diferenciaba. Los cuadros de este "grupo" son un lujo por sus detalles.
Un abrazo
Laura

AMADEUS dijo...

´
Laura Gómez Recas dijo...

¿Repentizaste sobre la lectura de mi poema? ¿!?

Aclaralo, porque éso sí que sería un piropo. ¡Y de los que dicen en Madrid!

:) -besos.
Laura

23 de febrero de 2009 9:53


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *


Laura, el soneto lo dejé en tu blog, "HORTUS LIBER", como un comentario a tu poema "Maldigo".

Y el sistema se lo tragó y me dejó un mensaje diciéndome que "el mensaje debía ser moderado antes de su publicación", o algo así.

O sea que ahora está en tus manos el que salga a la luz o no. Yo no saqué copia. Escribí la respuesta directamente.

Espero que no se haya perdido y lo puedas recuperar y leer.

Un abrazo,

AMADEUS

Alejandra Menassa dijo...

Hola Laura, los prerrafaelitas son pintores excepcionales, este cuadro me enamora especialmente, y tu poesía está a la altura de su pintura. La tristeza, nos guste o no es parte de la vida, que siempre es tragicómica (depende quien la cuente) Ofelia no es precisamente un personaje de comedia.
Mis felicitaciones por el poema

Laura Gómez Recas dijo...

Lo he recuperado. Tengo activado el moderador para decidir si se publica o no un comentario.
Tienes un mensaje en tu poema "Cuando cierro los ojos..."

Laura Gómez Recas dijo...

Alejandra.
¡Qué bien que el poema haya contactado contigo! Me siento muy cercana a ti por la forma y el contenido de lo que escribes.
Sí, yo también creo que son excepcionales los prerrafaelistas. No todos sus cuadros, pero muchos de ellos, tienen el don de arrastrarme hacia dentro y embeberme en la contemplación.

Un beso.
Laura

AMADEUS dijo...

Hola Laura, te dejo aquí este comentario que he tratado de insertar en tu blog, en el homenaje a Machado y no lo he conseguido, después de un montón de intentos. Si quier lo añades tú. Yo seguiré intentándolo, de todas formas.

Un abrazo,

AMADEUS


* * * * * * * * * * * * * * * * * * *


Estimada Laura,

como vengo de hacer, en el blog de la poeta Rosario Alonso, quiero dejar, si tú me lo permites, mi grano de arena en éste, tu homenaje, con la última de las Diferencias de mi libro, que pronto publicaré, que está preñado del recuerdo de ese gran poeta y mejor persona, y que hace ya 70 años que descansa frente al mar en Colliure, a dónde espero que no le vayamos a importunar con viajes que a él no le hubiese gustado emprender.


DIFERENCIA L

Cuando cierre los ojos y no los vuelva a abrir,
no quiero pompas fúnebres, ni que lloréis por mí.
Quiero veros a todos, alegres, sonreír,
que yo, en estando vivo, procuré ser feliz.

Una buena comida, regada con buen vino,
así celebraréis el fin de mi destino.
No gastéis en la caja, aunque sea de pino.
Me bastará una sábana, como a Antonio, de lino.

Porque para ese viaje
no he de menester traje,
ni aún menos equipaje.

Y una vez en la nada,
en la nada callada,
ya no he de soñar nada.


Mallorca, en la mañana del 14 de octubre de 2007

AMADEUS


Un abrazo, Laura,

AMADEUS

Laura Gómez Recas dijo...

Amadeus, si pasas por aquí: ya he publicado tu comentario en mi blog.
Hay muchos blogs que tienen problemas hoy para admitir los comentarios.
BS.

Jara Silberia dijo...

Laura... luna. Vuelves a dejarme sin aliento, casi muerta... besos