miércoles, 25 de febrero de 2009

LA MUERTE ESCRIBE UNA CARTA A LOS HOMBRES.


Cuadro: Atardecer, de Miguel Menassa
Es la muerte que os habla,
desde vosotros, desde todo lo finito.
La muerte que os escribe esta carta de amor.

Pensáis que soy una dama vieja,
porque os he acompañado
desde que el primer poeta
hizo girar a la palabra mundo.

Pero yo nazco y muero en cada uno,
nací ayer y naceré mañana.
tengo la edad de los amantes
que se separan
hasta el día siguiente,
la edad del poeta que pone
tembloroso el punto final al poema.

No tengo pactos con Dios.
Pléyades de gigantes,
de brujas, de gnomos y vampiros
pensáis que son mi corte,
más nadie, sino vosotros
me acompaña.
Un bisturí-guadaña confudis con mis brazos,
abisales tentáculos
para cobijar en mi seno vuestra pena.
Y yo no tengo brazos.

Me hacéis en vuestros sueños
tener el rostro poblado
por los surcos del tiempo,
uno por cada hombre
que abandonó la tierra para ser tierra.
Y yo no tengo rostro.

Y me vestís de negro,
y yo os diré que aunque no tengo
cuerpo,
mi color es rojo como la esperanza.

Y todavía me hacéis decir palabras,
Y yo no tengo voz

Venid mis pequeños,
hombres fuertes, adustos,
como soles vestidos de silencio,
mujeres
con sus libros bajo el brazo.
Niños jugando al juego de la vida.

Buscad en vuestro corazón,
buscad en vuestra casa.
Buscad en cada olvido,
en cada sueño,
las diamantinas perlas
de mi nombre,
mi huella invisible y silenciosa,
Y cuando hayáis constatado
mi presencia,
olvidaos también de vuestro hallazgo,
y vivid como si yo me hubiera mudado
para siempre de vuestro corazón,
de vuestra casa.


Alejandra Menassa. Del libro la muerte en casa

11 comentarios:

Leni dijo...

Y yo la leo con la certeza de que un día hede verme ante ella y con el miedo que me produce pensar donde ha de llevarme...
Alejandra es siniestro ponerte en el lugar de la muerte.
Jamás se me hubiera ocurrido adoptar la pluma de "la dama blanca"(así la llamo yo.Será para tapar el miedo )

Se me heló la sangre ante su ironía y la seguridad en si misma.

Un beso

Alejandra Menassa dijo...

Bueno, la verdad que este poema debe haber asustado a varios, porque tú eres la única que ha tenido la valentía de comentarlo.
Un beso Leni.

Alonso de Molina dijo...

confieso que cuando salía de la oficina, serían las 8 aproximadamente, me quedé con ganas de responderte pero no me atreví, no me salía...el inicio me dejó con los pantalones "bajaos" y no es que uno sea especiálmente superticioso que no lo soy salvo los días 13 que coinciden con luna llena y concurre que mis entrecejos unen sus vellos y además no necesito abrigo porque la espesa pelambre que esos días recubre mi pellejo ya me basta para sudar y aullar con el hocico puesto en la luna llena... decía pues que como el fénix se nace y se muere a cada instante y esa que nos habla nos recuerda que la esencia de la vida está en el interior de cada uno, en el propio recorrido del camino y no tanto el final que no deja de ser un encuentro o encontronazo con esa que "os habla"

uff,

mi abrazo vital Alejandra

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Alonso, pero está claro que el sexo vende más que la muerte, jeje.
Un abrazo

Ángeles Martín. dijo...

Tremendamente...
Fascinante!!
Que Hechizo Más Hermoso
Dejarse Llevar por el Sonido de Tus Palabras
Hasta el Punto...
De Sentirse Frente a La "Gran Dama"
(Como yo la denomino)
La he visto de cerca
La he sentido caminar a mi lado
He presenciado su "bondad" en algunos casos
Y personalmente...
Sobre mí ejerce,un embrujo muy especial.
Bellísimo Poema.
Gracias por compartirlo.
Un beso.
Ángeles.

FANNY JEM WONG dijo...

ES HERMOSO DE PRINCIPIO A FIN.
FINAL DEL CAMINO LA ÚNICA CERTEZA QUE TENEMOS ES QUE ELLA NOS ESPERA A TODOS
BESOS
JEM WONG

Ricardo dijo...

Un gran poema Alejandra, cada muerte es diferente de las demás. La muerte nace todos los días, eso es algo que sentí en mi propia piel con la muerte de mi madre y que dió lugar al libro La voz en la memoria, de próxima publicación. enhorabuena poeta.

Un beso.

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Ángeles, ella nos acompaña cada día.
Un beso

Alejandra Menassa dijo...

Hola Fanny. Sí, la única certeza que tenemos es que las cosas se empiezan y se acaban.
Un beso

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Ricardo.
Si, la escritura vence a la muerte en todos los casos.
Un beso

Alonso de Molina dijo...

cierto Alejandra, la cuestión es qué queremos vender poesía o escribir poesía? creo que encontrar el justo equilibrio es todavía una solución no encontrada, un reto quizá. Por otro lado en poesía, como en casi todo en la vida, está todo bastante requetedicho, no vamos a inventar la rueda, ¿qué nos queda?, tal vez decir lo que dijeron otros con palabras, formas, modos, imágenes,... diferentes... innovar tambien en poesía, uff que lío me estoy haciendo...

un beso para ti