viernes, 20 de febrero de 2009

La cal y el llanto acallan los concilios




Quedó tan visto,
tan cabalmente visto,
que todas las miradas acudieron a un tiempo.

Y sin saber de mí, sin una sola letra
embargándome los oídos
amasé un poema para darle forma de madre.

¡Quién me lo iba a decir!

Qué destino lloroso de reptiles
enmudecía manso
sin ruinas donde florecer.


Escribir es un grito, descuartizar la carne,
una voz sin auxilio arrollando principios,

arranques sin reservas
que se instalan urgentes, rozándose entre sí,
himnos que aplauden a las piedras
y obviando la osadía de las manos
muerden a los océanos;

sin decir nada, sin hablar siquiera
permanecen las formas que abrevian las arterias:
son los seres menguados,
sobreviven subidos a un árbol;
a ese árbol que silbando a las banderas
se rasga profanando el polvo de los campanarios.

Mientras la cal y el llanto acallan los concilios,
un aullido impasible
recobra de su infancia la adormecida luz




-
Historias de cualquier otoño
--------------------------
Adicto a Lyris Storm
_________________
©Alonso de Molina

8 comentarios:

Alejandra Menassa dijo...

La escritura, el acto poético es siempre imposible de encerrar en una definición,´tú te acercas a ella asintóticamente en estos versos, con la maestría que te caracteriza: "Escribir es un grito, descuartizar la carne,
una voz sin auxilio arrollando principios". De gran belleza.
UN beso Alonso

AMADEUS dijo...

Me engancho tu poema, Alonso.

Tiene mucha fuerza.

Claro, rotundo.

Enhorabuena,

Un abrazo,

AMADEUS

Leni dijo...

Creo que escribir es eso..
Arranca sonidos en forma de palabras.
Aunque siempre pensé que para conciliar solo hace falta querer hacerlo..
Me sabe a amargo.
El vocabulario es imprescindible.
tendré qe ponerme al dia.
Ayyyy
Lo que me estais haciendo trabajar.¡¡
Beso

Alonso de Molina dijo...

Gracias Alejandra por tus buenas palabras, por los buenos ojos con los que miras mis letras

te mando un abrazo

Alonso de Molina dijo...

don Jesús un placer verte, sabes que me gusta "discutir" contigo, todavía me acuerdo de aquellas coplas que nos hicistes escribir para la mujer afgana, y de esos retos con nuestro Marlo

cuidate amigo, un abrazo grande

Alonso de Molina dijo...

Leni, es cierto como afirma el dicho popular "hace más quien quiere que quien puede" pero bien cierto es que a veces la impotencia nos embarga. Y sí, trabaja duro, se te aprecia con mucha energía así que no te la guardes, disfrútala

un beso amiga

.

Safo dijo...

Escribir y al hacerlo
Inundr de vida a cuanto se mantuvo inerte
Es dar Agua al Sediento
Paz al Doliente
Es la Magia que Cura Sana Sin Medicinas Convencionales
Es Pintar Arcoiris Sobre Estepas Desiertas
El Bello Mundo de Las Letras
Es Religión de Mil Profetas.
Muchas Gracias de Nuevo,Alonso de Molina
Por Tan Grata Invitación
Permitiendo que Hoy el Día
Derrame por Doquier
La Más Cálida y Hermosa Luz del Sol.
Un Saludo muy Cordial.
Ángeles.

Laura Gómez Recas dijo...

Tienes razón: escribir es un grito que se ejecuta en el silencio estrepitoso del papel.

"Qué destino lloroso de reptiles
enmudecía manso
sin ruinas donde florecer."
Alonso, no tengo palabras... estos tres versos son de una hondura increíble. Me quedaré con ellos, para disfrutarlos cuando guste.

Un beso de Laura