martes, 10 de febrero de 2009

CUANDO TE ODIO.... ahora, cuanto te amo.


Cuadro: Judith y Holofernes. Franz Von Stuck
Todo el mundo sabía que eras un idiota,
no me dijeron nada.
Todo el mundo sabía
que mi amor te venía grande :
futuro ahogado luchando con
su tumba marina.
Te veían cavando el hoyo de tus días,
y no hubo ningún espía que alertara
para evitar la muerte de tu risa.
Estaban todos mudos,
su silencio agrandaba mi ceguera...
Ellos no hablaban , y yo no te veía.
el amor es a veces una venda,
que se ciñe al futuro y lo deslíe,
son certeras las flechas del olvido,
quedan en la memoria como escritas
a fuego...
Me trasladé con mi hueste de sombras,
con mi séquito frío ,
a una distancia donde pudiera ver.
y fue sombrío.
Todo el amor manchado de un odio vespertino.
Todo el odio encendido...
Alejandra Menassa de Lucia. La piel del deseo

8 comentarios:

Paula Malugani dijo...

Hermoso Alejandra, esa convivencia éxtima del odio y el amor... Me gusta mucho este poema. Un abrazo.

Ricardo dijo...

Enhorabuena Alejandra, un poema muy real y por desgracia cada vez más común.

Leni dijo...

Todos miran..y ven mas que el que ama a un amor que en realidad no lo es.

A veces ocurre al revés...

Reál como la vida misma..
Aunque puedes dejar de amar para solo querer.
Así se evita el odio.

Precioso.
Beso

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Paula. Un abrazo.

Alejandra Menassa dijo...

El amor no es esa cosa dulce, rosa y sin obstáculos que nos muestran, hay un amor posible, pero hay que hacerlo, y es un tabajo...
Besos y gracias Ricardo

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Leni: hay muchas formas del amor, es cierto...
Un beso

Alonso de Molina dijo...

la afirmación del primer verso tiene la fuerza de un ocaso anunciado; este inspiradísimo verso: "Te veían cavando el hoyo de tus días" expresa magistrálmente la convicción de una muerte que por esperada llega antes de que la incomprensión prendiera de odio y rencor las luces y las sombras de los días, la distancia en suma.

otro gran poema querida poeta, Alejandra, aplaudo tu obra
.

Alejandra Menassa dijo...

Alonso, me halagas: el hoyo de tus días lo había pensado como la muerte, el final de aquella relación, pero ahora me lo has hecho pensar también como una metáfora de una existencia mortal: todos cavamos el hoyo de nuestros días.
Gracias, eres un gran lector, me haces ver en mis poemas, otros poemas.