sábado, 7 de marzo de 2009

CLAMO PIEDAD

He aprendido a republicar las entradas y quería republicar esta con el poema recitado. Francisco Legaz me invitó a su programa El Bosque de las palabras y recité este poema. Gracias a Alonso por ceder el blog y a Francisco por el programa. hay más poemas en el blog del programa: http://lamemoriavacia.blogspot.com


Cuadro: En la marea baja. Poynter
No es posible este goce que atraviesa
mi cuerpo con su filo,
que me hiere la sangre,
deslíe todo miedo,
acuchilla el pasado, desborda ya mis límites.
Afanada en verter licores en tu vientre,
mi cintura de añil ha deshecho la noche.
ya todo tiembla en mí, ya todo tiembla.

Me haces mortal y humana
arrojando versos en mis oídos,
combinaciones del mar y tu mirada.
Tus atléticas manos me sostienen,
son la atracción magnética y fatídica.
Ya giro sobre ti como los astros
en sus constelaciones,
ya todo tiembla en mí, ya todo tiembla.

La palabra deseo se despliega,
como una alfombra roja
a los pies de tu diosa
ya no te llamas más ausencia y fuego,
ahora tienes el nombre de un príncipe extranjero,
de un guerrero del alma.
Hace agua en mi memoria tu barco
inalcanzable.
Ya tiemblas todo en mí, ya todo tiemblas.
Alejandra Menassa


16 comentarios:

Laura Gómez Recas dijo...

Es un poema extremo, Alejandra. Felicidades. Está lleno de imágenes intensas que hacen del contenido pura densidad. La forma, impecable.
Un abrazo
Laura

Leni dijo...

Precioso Alejandra¡¡
Creas un puente invisible entre dos.
Pura sensación y sentir.
Desde el yo al tú.
El último verso cambiant es geniál.
Un beso

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Laura, es un gran halago viniendo de una conocedora del "versear" como tú.
Un abrazo.

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Leni: detenerse en el último verso cambiado era para nota. Tú si que eres lista.
Un beso

Jorge dijo...

mis manos trémulas e incendiadas... acarician...
me gusta tu poema, hay cierto reflejo de alma...
te mando un abrazo. y agradezco tu comentario en mi poema.

Alonso de Molina dijo...

además de ese mundo plagado de imágenes sorprendentes que sueles mostrar en tu poética,
con que buen ritmo te desenvuelves en los endecasílabos y sus allegados. Me ha gustado el ritmo creciente del poema y el cierre arrebatado que se repite a lo largo del texto como un incesante eco, centro y foco del poema.

fuerte abrazo
.

Ricardo dijo...

Un magnífico poema, Alejandra, me deja sin palabras. Enhorabuena.

Un beso.

Alejandra Menassa dijo...

Hola Jorge: Algo de alma debe quedarme aún, aunque sólo sea la palabra. A mí me gustó mucho tu poesía, visité tu blog. Es muy estimulante.
Un beso y gracias por el coment.

Alejandra Menassa dijo...

Hola Alonso: gracias, aún no me has prometido que prologarás alguno de mis libros, pero insisto en pedírtelo (es broma, prefiero sin promesas entre nosotros, las expresiones de deseo son libres). Hablar de mi poesía como tú lo haces, la torna más bella.

Alejandra Menassa dijo...

Gracias mil, Ricardo.
Tu opinión me merece respeto y la agradezco de veras.
Un beso

Safo dijo...

Sin fronteras,ni barreras
Derramando deseo y pasión
Venciendo quimeras
Te elevas
Te doblegas
Convertida en hermana de la tierra
E hija del sol
Te sorprendes
Enloqueces
Sin el miedo a perder la razón
Te liberas
Te entregas
Abriendo no sólo el cuerpo
Sino también tu alma y corazón.
Que bella descripción
Rompiendo tabúes
En favor del amor.
Un abrazo.

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Safo, ya te digo que me dejas pensando ¿cuál es el poema y cual el comentario?.
Besos

Alonso de Molina dijo...

je, Alejandra por favor insiste insiste que me pavonee de tipo importante, jee será un honor por supuesto, y un reto el poder prologarte un libro, yo a cambio te pediría que me concedieras una entrevista para publicar en la revista con la que colaboro. Ya nos diremos cosas

te mando un fuerte abrazo

.

Alejandra Menassa dijo...

Hola Alonso, perdón, se me había pasado este comentario, y no entendía muy bien lo de la entrevista, por supuesto, te concedo la entrevista y casi lo que quieras.
Un beso
Alejandra

Alonso de Molina dijo...

ya decía, al escucharlo, que este poema me era conocido, efectivamente tuvo el placer de disfrutarlo hace unas semanas y si segundas partes nunca fueron buenas, en esta ocasión todo lo contrario, nuevos matices se advierten en las letras y la voz un magnífico soporte para la poesía. Personalmente no puedo terminar un poema sin leerlo en voz alta, solo cuando lo escucho lo doy por terminado o casi, porque insisto: un poema nunca se concluye.

otro abrazo Alejandra

Alejandra Menassa dijo...

Gracias Alonso. Un poema se concluye por convención poniéndole un punto, pero es cierto, siempre está abierto a nuevas lecturas y reescrituras.
Un abrazo