martes, 23 de septiembre de 2008

No necesitamos a los demonios




No es casual
que acaben las palabras
sin despedidas ni promesas.


Displicente la noche oculta sus pretextos
sin resquicio de luz ni verbos que devoren la nostalgia.

Que esta pluma imprecisa e incierta
morderá los oscuros cantos del olvido
y sobre un doblegado asfalto de palabras
escupirá a sus mártires, a sus santos
a sus caídas víctimas, a sus callados dioses
a sus santos expiados, a sus sumos suicidas

¿Acaso no podríamos resumir en un átomo la Verdad?

El regreso al paraíso no admite demora;
no necesitamos a los demonios.

Ya no nos emocionan las emociones
y sabemos que el universo es un soplo
.

1 comentario:

FANNY JEM WONG dijo...

Ya no nos emocionan las emociones
y sabemos que el universo es un soplo

Cuantas verdades en tus palabras
BESOS
JEM WONG