miércoles, 11 de marzo de 2009

Poemas desde la cordura




Hembra que entre mis muslos callabas
de todos los favores que pude prometerte
te debo la locura”

Leopoldo María Panero


-1-

Detenido en la calma, Yo persigo esta luz;
para abrasarme dentro busco la vasta llama
de la tierra y el cielo, esculpida alma nívea,
originario polvo eterno y primigenio.


-2-

Contente!!. No marchite su edad la flor ni el tiempo;
solo nos pertenece el efímero instante
y el exacto pasado; inédito el futuro
nos aguarda en su incógnita quebradizo e inseguro.


-3-

La memoria y sus vértigos ciñen formas de un tiempo
romo, como una tos sin prejuicios ni arrugas,
anónimo espejismo de la razón expuesta
que alega ingenuidad en la torpeza del pecado
y duda si llegar vértice de mentiras
o con la obstinación de los tercos recuerdos


-4-

De los blancos barrotes de la cabal cordura
me exilio diáfano en bondad y me erijo ido
en busca de un espejo donde medirme el juicio,
sin extrañar lo insólito de los últimos versos
de un poema no escrito, cansado y melancólico


-5-

Sin final ni principio donde razona el fuego
ciñen formas de un tiempo de derretidas lunas
transformando en pereza los lascivos fermentos
que transcurren endémicos embebidos de fiebre,
sin germen ni sentido; sin discurso ni paz
donde aplomo sin fe arroje sus delirios
y huir de laberintos tejidos de locura




©Alonso de Molina

.

8 comentarios:

Jorge dijo...

excelente mi hermano, la idea de la flor y el tiempo, lo delicado y lo romo, lo genial y la locura.
un abrazo

Alejandra Menassa dijo...

El epígrafe de Panero no puede ser más certero, él eligió la locura, menos mal que tú Alonso, poeta, te decidiste por el poema.
A pesar de estos versos bellísimos sobre la locura y la cordura "De los blancos barrotes de la cabal cordura
me exilio diáfano en bondad y me erijo ido
en busca de un espejo donde medirme el juicio",termina el poema declarándose cuerdo.
Un beso Alonso, bello, preciso, calmo.

Bibiana Poveda dijo...

Qué delicadeza, qué profundidad de reflexión... Pues, para mí, que escribo desde esa "locura", es un respiro leer estos versos.
Un abrazo grande.

Laura Gómez Recas dijo...

Alonso, es un poema maravilloso. Excelente... De lo mejor que te he leído. Después de lo que dice Alejandra, poco queda por decir. Ha desmenuzado la intención.
Los versos de Panero, increíbles, quizás como su locura y los tuyos rayando la certeza del cabalgar a un lado y otro de la barrera.
Me quedo con esto:
"De los blancos barrotes de la cabal cordura
me exilio diáfano en bondad y me erijo ido
en busca de un espejo donde medirme el juicio,..."

Mi admiración con un abrazo
Laura

Leni dijo...

Un poema lleno de fuerza.
Duda.
Te mantienes en el límite.
Y a veces la cordura se te escapa.
Yo creo que eso es bueno.
Es un poema lleno de cadéncia.Tenue.Que habla de muchas cosas.Incluso del paso del tiempo.

Me gusta leerte Alonso

beso

Leni dijo...

A mí el que mas me gusta el el 3.

Un abrazo

Alonso de Molina dijo...

Jorge, Alejandra, Bibiana, Laura, Leni, Leni...

gracias amigos por venir, por vuestra comprensión

.

Manuel Alba dijo...

Gracias Alonso por facilitarme el poder compartir con vosotros este espacio, además de un honor es una gozada.
¡Qué iluminadas y bien plasmadas esas reflexiones! Por cierto, muy cuerdas. Aunque tengo que decir que las he tenido que leer más de quince veces.
Un abrazo.